Refranes

  • A amor mal correspondido, ausencia y olvido.
  • A buen entededor pocas palabras bastan. 
  • A buena hambre no hay pan duro. 
  • A caballo regalado no le mires los dientes. 
  • A cada cerdo le llega su San Martín. 
  • A cualquier dolencia es remedio la paciencia.
  • A Dios rogando y con el mazo dando. 
  • A enemigo que huye, puente de plata. 
  • A falta de pan, buenas son tortas. 
  • A la cama no te irás sin saber una cosa más.
  • A palabras necias, oídos de sordos.
  • A cualquier dolencia es remedio la paciencia. 
  • A veces no sabemos dónde está el bien y dónde el mal.
  • A veces tener paz es mejor que tener razón.
  • Abre la puerta a la pereza y entrará en tu casa la pobreza.
  • Al mal tiempo, buena cara.
  • Ande yo caliente y ríase toda gente.
  • Antes se coge a um mentiroso que a un cojo.
  • Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.
  • Bajo la miel, está la hiel. (=Piel de oveja, carne de lobo.)
  • Caras vemos, corazones no sabemos.
  • Con la flor viene el olor y con el fruto el sabor.
  • Cría cuervos y te sacarán los ojos.
  • Cuando el pasado te llame, no lo atiendas, pues no tiene nada de nuevo a decirte.
  • Cuando nos apartamos de personas complicadas hasta la salud mejora.
  • De cuando en cuando es conveniente un descanso.
  • Del dicho al hecho hay mucho trecho.
  • Dime con quién andas y te diré quién eres.
  • Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces.
  • Dios aprieta, pero no ahoga.
  • Donde las dan, las toman.
  • Donde una puerta se cierra, otra se abre.
  • El mundo es un pañuelo. 
  • El ojo del amo engorda al caballo. 
  • El pasado muere, el presente vive, el recuerdo queda y la vida sigue. 
  • El que algo debe no reposa como quiere.
  • El que la sigue la consigue.
  • El que refrena su lengua protege su vida, pero el ligero de labios provoca su ruina.
  • El que se pica, ajos come.
  • El vino por el color, y el pan por el olor, y todo por el sabor.
  • En casa de ladrón te roban hasta la respiración. 
  • En casa del herrero, cuchillo de palo. 
  • En gustos no hay disputas.
  • En un rincón, al ladito de mi corazón, cabría el tuyo a la perfección.
  • Es peor el remedio que la enfermedad. 
  • Gástate en juerga y vino, lo que has de dar a los sobrinos.
  • Hambre que espera hartura no es hambre ninguna. 
  • Herrando y errando se aprende el oficio.
  • Hoy por ti, mañana por mí.
  • La distancia puede evitar un abrazo, un beso; pero nunca un sentimiento. 
  • La gente falsa es como un vino barato, al poco tiempo se vuelve agrio y nadie lo digiere. 
  • La espina cuando nace, la punta lleva adelante.
  • La letra con sangre entra.
  • La más larga caminada comienza con un paso. 
  • La mentira es la excusa de los cobardes. 
  • La ocasión hace al ladrón.
  • La verdad absoluta no existe y esto es absolutamente cierto. 
  • La vida es tan buena maestra que si no aprendes la lección te la repite. 
  • Las verdades amargan.
  • Llevarse como el perro y el gato. 
  • Lo cortés no quita lo valiente. 
  • Lo que has oído de mí podría ser cierto o podría ser tan falso como la persona que te lo ha contado. 
  • Los bienes son para remediar los males. 
  • Los extraños pueden convertirse en mejores amigos, tan fácilmente como los mejores amigos se convierten en extraños. 
  • Los falsos amigos sólo mientras tengas dinero te apreciarán. 
  • Más confío en el trabajo que en la suerte.
  • Más vale buena posesión que larga esperanza. (=Más vale pájaro en mano que ciento volando.)
  • Más vale cabeza de ratón que cola de león.
  • Más vale maña que fuerza. (=Para librarse de lazos, antes cabeza que brazos.)
  • Más vale pájaro en mano que ciento volando. (=Más vale buena posesión que larga esperanza.)
  • Más vale prevenir que lamentar. 
  • Más vale tarde que nunca.
  • ¡Mujer casada, casa quiere!
  • No almuerzo por pensar en ti, no como por pensar en ti, no ceno por pensar en ti, y no duermo porque tengo hambre. 
  • No culpes a los demás; quizá el error sea tuyo.
  • No es tan fiero el león como lo pintan.
  • No hay mal que por bien no venga.
  • No hay mayor desprecio que no hacer aprecio.
  • No importa que hoy te equivoques, tienes el resto de tu vida para solucionarlo. 
  • No mires hacia atrás con ira, adelante con miedo; sino alrededor con atención.
  • No sabe de la misa la media.
  • No se ganó Zamora en una hora.
  • No se hizo la miel para la boca del asno.
  • No siempre está uno contento. 
  • No todo el monte es orégano.
  • No vivas para que tu presencia se note, sino para que tu ausencia se sienta. 
  • Nunca llega a tiempo y luego censura la falta de puntualidad ajena. 
  • Ojos que no ven, corazón que no siente.
  • Ojos que no ven, corazón que no siente, pero hay siempre un chismoso que te lo cuente. 
  • Palabras de santo y uñas de gato.
  • Para librarse de lazos, antes cabeza que brazos. (=Más vale maña que fuerza.)
  • Pensar es gratis: no hacerlo sale carísimo. 
  • Perro que ladra no muerde. 
  • Peseta ahorrada, peseta ganada.
  • Piel de oveja, carne de lobo. (=Bajo la miel, está la hiel.)
  • Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija.
  • Quien bien te quiere te hará llorar.
  • Quien con hierro hiere con hierro será herido. 
  • Quien tiene amigo no cierto, tenga un ojo cerrado y otro abierto.
  • Ser inteligente, sincero y creativo es la mejor fórmula para ganar enemigos.
  • Si quieres ser bien servido, sírvete a ti mesmo. 
  • Si tienes tejado de vidrio, no tires piedras al de tu vecino.
  • Siempre quiebra la soga por lo más delgado.
  • Todos hablan de dejarles un mejor planeta a nuestros hijos. ¿Por qué nadie intenta dejar mejores hijos al planeta?
  • Trabajo que no da de comer, cargue el diablo con él.
  • Tras la tempestad, viene la calma.
  • Tu libertad de expresión termina donde empieza mi cansancio de escuchar gilipolleces.
  • Voz del pueblo, voz de Dios.